Thursday, October 15, 2009

Doña Cleta (1er cuento pa´ niños)


Doña Cleta, es como mi abuela, una ñora coqueta. Me lleva de paseos, al trabajo, a la escuela. A lugares ajenos, en las horas mas inciertas.
Es una amiga de amor sano y respeta.

Aunque pasamos sin permisos, de vez en cuando me fijo, pero la mayoria del tiempo, corremos contra el viento. Sin pausas. Menos ir lento. Recorremos lugares, compartimos tantos momentos! Es doña rebelde, sin documentos.

También es ecológica, que no pisa verde, camina entre hojas. Al contrario de Don Lucho, que siempre pasa siempre fumandose un pucho. Que pasa apurado, hace ruido y es un reflejo pelado.

Doña, mi cumpa, me lleva bien lejos. Carga mi bufanda, mi abrigo, los tejos. Carga con todo tipo de cargamento, es vieja la vieja, pero no mucho se queja. Me saca fotos, yo le saco a ella. Jugamos un poco, nos sentamos sin banqueta. Postura educada, altiva, derecha. Postura de niña, canchera, patita firme, manos a la cadera. A veces cuando se queda mirando hacia afuera, vengo a buscarla, ella me larga espera. Le cuesta arrancar. Dias de sol que sola contempla. Se le bajan las tetas, no hay corpiño que las sostenga, camina chueca, tirada entre rejas. Seca de vientre, cucharita de aceite y parece lenteja. La cargo hasta la puerta, la ayudo con las escaleras, a veces bajamos rodando, pesa. Arrancamos despacio pero para que no se me aburra u ofenda, y me deje tirada al costado de la acera, saltamos una que otra canaleta.

Y dando saltitos, de sapos y chicos, vemos amigos, icos icos, los caballitos.
Los amigos me piden prestarla una vuelta, todos conocen a la dulce Cleta. Amor desposeido y tan bien querido, buscan a la abuela para los más interesantes recorridos. Las cosas que ha visto la vieja, las experiencias que ha vivido!

Mi Cleta es copada, me lleva al olvido, escucha canciones, le canto al oido.
Volamos al tiempo, tenga que ser este responsable, o sea eterno.
No tiene manias y en cualquier momento... la bajo, la llevo, la traigo, la subo, me espera, sin resentimientos, que yo a veces camine, o use cole, por tanto tanto frio viento.
Tenemos temporadas de culo y calzon y mejor dicho, con que razón! A la Cleta la quiero con todo mi corazón.




La bici Cleta, a un ritmo, pa' darle a la vida, sazón.