Sunday, November 6, 2011

"La Tropilla del Ruperto" Luisa Calcumil

Recibo la invitación al evento. Me pongo unos zapatos cómodos pero que no acostumbro a usar zapatos, excepto cuando siento que la ocasión da para arreglarse un poco, tanta pinta, tanta pinta y lo notó todo el barrio, si hasta piropos de gaucho se escucharon:- "En el árbol más pullido, de las flores más bonitas, ni las celestes más coquetas, ni las violetas más sencillas, igualan a las mujeres cuando pa' salir a la calle se alistan."
"Y yo todavía me lo creí" dijo con picardía humorística la Luisa, cuando relacionaba con más labia que la mía, y si no le llegue ni a las espuelas de cascabel de gatitos, de su personaje el Ruperto, con semejante inteligencia y sabiduría para las habladurías.
"Ayer pasé por tu casa, cuando te estabas bañando y lo que yo quería ver, te lo estaba' enjabonando" Me reí hasta llorar, gracias a Nora que me arrancó en media hora de casa, para despabilarme un poco de lo que me esperaba por llorar todavía.
Ahora que añoro volver a sonreír, tengo la anécdota placida de haber estado ahí, de no haber dicho que no, como tantas veces en el día hago o no hago. A veces no me niego a nada y vos seguís mereciéndote una buena relación de estas en nuestros diálogos abombao;- "Me quisiste y me dejaste, y ahora querés que vuelva, a puchero recalentado no le hago segunda vuelta."

O algo todavía más sútil pa' los amansados estos que no saben mover la cola:-
"Ayer te vi pasar por mi casa, trompezaste y te caiste lo mismito que una piedra, ahí te dijo mi corazón, levántate como puedas"...
Abombao.
¡¡Qué!! me importa... que ahora me quieras.

Estás perdiendo el tiempo, sin pensarlo, por lo que vos más quieras, hasta cuando. Si realmente me quieres, decí, y si no, admití, pero no me digas: (NUNCA MAS) Perhaps! Quizá, quizá.

Grande Luisa y la recomiendo.
Misero mi andar a los tropezones :(