Wednesday, June 1, 2016

1 de Junio de 1989

Qué cómo empezó?
En el año 75 A.C. pero es ahora, hace un rato.
Suenan cumbias. Enganchaditas. En vivo. Todos bailan e intentan cantar algo, inevitable. Se nos van los pies, la cintura, la cadera y los hombros también.
No siempre hubo Festejo.
Hubo un tiempo donde todo vibraba de una manera diferente a esta y se sacudían las penas más bien, para una ocasión así.
Supon que los años no vendrán solos no. Porque ya demasiados solos estamos y nos vamos. Entonces -disfrutemos mientras podamos!- le dijo un jardinero a otro.
Pasada por agua, como en el comienzo, en la salida, ahí, tranca. Las dos partes involucradas en el proceso de nacimiento, ni yo ni vos debemos haber llorado pero casi siempre y ya, hoy, hace frío.
Excepto aquella vez... ah!... no... esa vez cuenta un año más, como todas las veces más vale, ¿qué decir? pero que solazo, playa, pileta, sin temores pero sin mayores responsabilidades. Los 20, qué va a ser! ¡Otra cosa "masiropa"! Pareció un sueño nunca soñado encima.
Recordar los disfraces de épocas mayoritariamente hermosas sí. Los vestidos que alguna vez mamá coció con tanto esmero y dedica'...
Mamá, Papá y 4 hermanos mayores que me tiraban todas las opciones, los gustos, los pasos, los caminos, las formas de encarar esos caminos, o de no hacerlo, o sí, de nuevo, sí, de viejo también.
Los cumples siempre tuvieron un preparativo, una tensión del preparativo, había algo ocurriendo que stresaba las partes. ¿No queríamos crecer?
Ahora leo que sí llorabas. Y sí. Yo también hubiese estado llorando. No era sencillo lo que pasaría los siguientes 27 años de la vida de uno más en la casa. No es sencillo saber que de lo que vos le des esos primeros 5 años de vida puede desencadenar tanto y ser tangible por el resto de la misma.
Tampoco el fin del mundo, ni nada parecido, ojalá fuese un fin de algo pero son muchos comienzos, y cada uno o dos días, volver a querer nacer, a sentir nacer, a querer sentir nacer otra vez.
Hay alguien que se pone triste de pensar en la dependencia de esos seres niños a uno, y ahí teme. ¿Soy digno de darle amor? ¿Tengo más amor para dar? ¿Puedo seguir dando más o estoy re que te cansada ya? Lo planteó. Le responde que sí, que él se va a encargar de ¿todo? Ya vendrías desconfiando hace rato, hace 4 hijos atrás. -Igual, tu padre... que no hay que mirar la paja en el ojo ajeno, que no hay mal que dure 100 años, que no hay mal que por bien no venga, que los hay peores, que ¿para qué? ¿ser feliz? Es cosa de la tele esa.
Algunos cumpleaños lloré también, por muchas cosas pero se me viene a la mente que hay un dolor de mujer que debió auto-retratarse hace rato y que todavía no encuentro, que debió seguir escribiendo poemas, sus fotos, sus dibujos, al menos tenerlos decorando el hermoso nido que ese pichón supo, como supo, como pudo suponer, como puedo saber ¿cómo pudo saber otra cosa sobre el amor?. Ese nido pichón, fue mi nido y lo agradezco a tiempo.
Lloré por no poder abrazarnos y entendernos, más ahora, que ya también soy mamá y soy y duele todo lo que hay que ser en este Universo. Sí. Que soy Serpiente de Tierra en horóscopo Chino, en zodiaco geminiana, por el Maya, Luna Roja, según que diario una ambigua y según que médico y que patología, buena vista pero a veces ciega, cuida alimentación pero a veces naranja no, pero es una fruta, pero no, mina pila pero lueguito duele todo, mala circulación, piel siempre ¿re seca?, que todavía me lastimo un poco de vez en cuando con una naranja, con la pielcita que sobresale y molesta a los costaditos de las uñas, que vos me dijiste que se les decía padrastros, vaya a saber uno porqué. ¿Sería por algo así, como lo molesto de las madrastras de los cuentos de princesas? Una bipolar, mucho, todo, poquito, nada. Que era cantante y bailarina, actriz y exhibicionista, para los que se acuerdan del -todo oscurito, mostrá tu culito- o para la que se acuerda de que me enseñaste a tocar el piano una tarde, y era todo un logro tocarla con los ojos cerrados, como si la sintiera casi. Y cada vez aprendíamos más, hasta que por ahí ahora nos encontramos y con suerte nos acordamos de guitarrear, todas esas canciones que vamos juntando porque nos gustaría cantar. Siempre sigo aprendiendo de vos, lo sabes y te amo.
Amo a todas mis sisters, hay tanta música que ustedes pusieron acá adentro mío. Elementos que me ayudan en un dolor de cabeza que no quiero empastillar ponele. Charlas abundantes que siempre, siempre las necesito, las quiero, las programo, las mensajeo para que se den, para que Ro me cebe los mejores mates que probé en mi vida, porque a nosotras nos gustan así, o más bien, a mi me gustan como a vos te gustan, aunque los mejoras con el tiempo, al igual que los consejos. Que Jor, que bailemos Jor, que limpiemos la casa con Rock al palo, que salgamos a cualquier lado y que en cualquier lado estemos chochas simplemente porque estamos la una con la otra, que nos aventuremos siempre a un nuevo viaje de vez en cuando, vos y yo, o vos o yo, te acompaño, estoy ahí con vos, con ganas, hagamos, cocinemos.
El bro también, un capo. Nunca nos diremos un te amo como con la manitas pero ahí está eso, jaja! He retrocedido en la mirada por la infancia y qué valores, podría escribir por horas, pero has sido una de esas pequeñas partes que amanece en mí cada tanto, que me da fuerza, confianza, estabilidad al caminar rapidito, al palo, que en 15, casi 10 (siempre superando tus propias marcas) ya estás en otro lado, que tirarnos de otro árbol más alto y 7 metros exagerados desde el árbol más difícil de llegar y el río bien bajito. No, exagerados no, jaja!. Que el último día de verano en Otoño y el primero de verano en invierno, un 4 de Agosto tirarse un clavado, y ahí nos quedamos, andamo' medio fríos de pecho bro, a superar esa, que caduca.
Al swing de un suave son, son cubanitos con guitarras, congas y bongó-es, es que te quiero tanto, que estoy como en una nube mirándolo suceder todo. A veces caigo en mundanidades, como hoy las gotas al suelo, sin parar y de lleno lo que tiene que golpearse, al sopi, con la embadurnada evidente que eso significa después de días de lluvia que llueve pero moja.
Hoy no he llorado aún y acabo de mensajearme con mis viejos queridos, y pensé, que lindo! Me siento bien, los quiero, los tengo en mi corazón como algo irremediablemente sano, el quererlos. Ya habrá tiempo de pulir mis más oscuras verdades y ya he llorado bastante lo que todavía no me atrevo a descifrar que a veces pudo a ver sucedido. Tengo un hijo ahora, y también quiero que pueda el día de mañana, recolectar montones de pedacitos de cosas particulares para su ser. Lo llevo una tarde a tomar aire al Terreno e inevitablemente respiramos distinto, nos transportamos a un espacio puro, hermoso, de todos los colores y los vientos.  Donde sí, capaz, que son los discursos de siempre y no quiero repetirlos, pero para eso estoy yo también al lado de esos discursos planteando otro camino u otra forma, para hacer algo distinto al respecto.
¿Qué cómo empezó todo? Llovía a cantaros, ahora lo sé. Mamá llovía y así cruzaba de un ámbito a otro. Los dos llenos de agua, por si acaso me era difícil adaptarme. Y, no, no lo fue, duele pero no lo es.-